Nos mudamos a Spaces Madrid Río

Lo estábamos esperando con ansia y acaba de ocurrir. Nos hemos mudado de oficina y ahora trabajaremos desde Spaces Madrid Río, un espacio de coworking que, desde el 1 de enero de 2018, nos sirve como nuevo centro de operaciones. Buscábamos un sitio inspirador, un lugar de colaboración y networking donde estimular al máximo nuestra creatividad. Y en concreto Spaces Works se alinea totalmente con los valores de Hayas, porque ofrece un excelente trato a las personas y está orientado hacia la eficiencia y la consecución de los objetivos en un marco “win-win”.

Durante los últimos años, los espacios de coworking han cobrado cada vez más relevancia en el mundo laboral. Las nuevas tecnologías, el acceso a internet desde cualquier lugar del mundo y, en parte, la crisis económica de los últimos años han obligado a muchas empresas y nuevos emprendedores a replantearse la manera de trabajar. Hace poco, un estudio elaborado por Small Business Labs, una organización que monitorea el sector de los espacios de coworking alrededor del mundo, señaló que el número de gente que alquilará un espacio de este tipo crecerá de 1 millón de personas que había en 2016 a cerca de 4 millones en 2020. En España, algunas de los espacios de coworking más relevantes son We Work, Utopic, Google Campus o Impact Hub.

“Creo que estos datos son bastante conservadores”, nos dice Philippe Jiménez, director de Spaces España. “Esto va a la velocidad de la luz, porque ahora los espacios de las oficinas están muy vinculados con la tecnología. Las oficinas tradicionales siempre han estado desconectadas de la tecnología. La que escribe las reglas de juego es la tecnología. Ese es el principal motor del cambio”.

Las nuevas generaciones son también un factor importante en este sentido. “Los millenials ya no quieren trabajar entre cuatro paredes”, dice Jiménez. Para los investigadores del estudio de Small Business Labs, Melissa Greg y Thomas Lodato, estos espacios de trabajo son ideales para los trabajadores autónomos, ya que les brinda un espacio más distendido, alejado del estrés que suele encontrarse en las empresas y oficinas tradicionales.

“La oficina flexible no es una alternativa, es una necesidad. Está demostrado que uno es más productivo en un espacio y un entorno agradable. Las oficinas se adaptan a lo que uno necesita.”, nos cuenta Jiménez. “Esta necesidad de cambio viene del siglo pasado, solo que antes todo era analógico y el teletrabajo era imposible, queríamos salir de la oficina, pero no podíamos”.

Pero las empresas pequeñas no son las únicas. “Las empresas multinacionales están ya volcadas hacia el coworking. Al principio estuvieron un poco resistentes, por ejemplo, los bancos, que demandaban más confidencialidad en los espacios, o los laboratorios farmacéuticos que demandaban más espacios para el desarrollo de I+D. Pero las tecnológicas, que son las que más rápido crecen, o las empresas de consumo y de servicios, en cambio, están totalmente volcadas a este tipo de espacios”, dice Jiménez, que tiene entre sus clientes a Airbus y Gardner. “Las multinacionales, o entran aquí o se pierden el tren, porque el desarrollo va de la mano de las startups, no de las multinacionales, y lo que estas últimas quieren es estar al lado de gente innovadora”.

Si algo caracteriza a los espacios de coworking es la flexibilidad. “Los espacios de trabajo compartido están instaurando en nuestra sociedad un modelo de trabajo totalmente flexible, gracias al cual, en un futuro cercano, dejaremos de tener un puesto de trabajo fijo para trabajar en el entorno más adecuado a cada momento y con unos horarios adaptados a cada profesional”, dice Jiménez. “La principal consecuencia de todo esto es que se favorecerá la conciliación de la vida laboral con la personal”.

Spaces nació en 2006, en Ámsterdam, de la mano de Martijn Roordink, que se dio cuenta de que era mucho más productivo en su viaje de tres horas en tren para ir a la facultad, que en el aula misma. “Ahí se percató de que contaba con un espacio más abierto, dinámico y donde podía encontrarse con historias y personas de todo tipo”, cuentan desde Spaces. “Esta idea la trasladó al concepto de espacio de trabajo que ofrece un coworking: un lugar personalizado y acogedor que fomenta la interacción y la colaboración entre los diferentes miembros de la comunidad Spaces”.

A partir de ahora, estamos convencidos, nuestra manera de trabajar será mucho más placentera y productiva.

 

Topics: Branding

Written by Janhil Mejia

Marketing Lover and Movie Freak.

Compartimos nuestra experiencia

Este blog está creado con el objetivo de ayudar e informar, después de tanto tiempo haciendo marketing, creando metodologías y herramientas para desarrollar nuestro trabajo, hemos decidido compartirlo contigo.

Recibe nuestros mejores post, guías, eBooks, vídeos y consejos que te ayudaran a crear tu estrategia.

Lo más reciente

¡Síguenos!